Edició de Maig 2004. Número 31

Els Amos

Isabel-Clara Simó (Diari Avui)

L’enfrontament és antic, molt antic. En el celebèrrim Gran memorial que el comte-duc d’Olivares adreça al rei Felip IV -al segle XVII!- diu, entre altres coses: “Tenga V.M. por el negocio más importante de la Monarquía el hacerse Rey de España; quiero decir, Señor, que no se contente V.M. con ser Rey de Portugal, de Aragón, de Valencia, Conde de Barcelona, sino que trabaje y piense con consejo maduro y secreto, por reducir estos reinos de que se compone España, al estilo de las leyes de Castilla sin ninguna diferencia en todo aquello que mira a dividir límites, puertos secos, el poder celebrar cortes de Castilla, Aragón y Portugal, en la parte que quisiere, a poder introducir V.M. acá y allá ministros de las naciones promiscuamente y en aquel temperamento que fuere necesario en la autoridad y mano de los consellers, jurados, diputaciones y consejos de las mismas provincias en cuanto fueren perjudiciales para el gobierno y indecentes a la autoridad real, en que se podrían hallar medios proporcionados para todo, que si V.S. lo alcanza será el Príncipe más poderoso del mundo”. I així va ser, fora de Portugal, que, en comptes de secundar l’exèrcit de Castella contra Catalunya en la Guerra dels Segadors, va aixecar-se al seu torn en armes contra Castella. Castella va haver de triar entra anorrear Catalunya o anorrear Portugal, i va triar Catalunya, veges què hi farem; des del 1640, doncs, Portugal és independent i Catalunya una d’aquelles “provincias” sense “ninguna diferencia”.

El 1924, el governador civil de Barcelona, general Losada, prohibeix La Santa Espina amb aquestes paraules: “Habiendo llegado a este Gobierno Civil que determinados elementos han convertido la sardana ‘La Santa Espina’ en himno representativo de odiosas ideas y criminales aspiraciones, escuchando su música con el respeto y reverencia que se tributan a los himnos nacionales...”. El 1938, José Antonio Giménez Arnau, cap de propaganda de la Falange, deia en un discurs: “Una advertencia: ya se acabó esta conducta, se acabó la traición, porque nosotros preferiríamos ver estas tierras [Catalunya] pulverizadas antes que verlas otra vez en contra de los sagrados destinos de España”. (Totes tres cites són d’Un únic camí. Aproximació a la realitat dels Països Catalans, de Daniel Camon). Tenim mala peça, molt mala peça al teler. I des de fa segles, ai!